Cine independiente el más lastimado y con grandes pérdidas por pandemia

 · febrero 15, 2021 9:44 am

El 16 arranca el curso Miradas al Cine Nórdico Contemporáneo, donde se analizarán seis películas; el 22 de febrero arranca un taller con Sergio Tovar (director de Cuatro Lunas), llamado Atrévete a Realizar tu Primer Corto, de seis sesiones de dos horas.

Con empleados despedidos o a medio sueldo, y prácticamente sin ingresos durante 2020, las compañías distribuidoras de cine independiente en México agonizan.

Hoy representan un eslabón más en el abismo de la industria de la exhibición cinematográfica en el País, golpeada por la pandemia.



La labor de compañías como Piano, Zima, Gussi y Alfhaville tiene un peso específico para traer películas no comerciales, premiadas, de cineastas reconocidos, que de otra manera sería difícil ver en el País.

“Le damos alternativas al público y a estas películas frente a los blockbusters que inundan las salas”, subraya Leopoldo Jiménez, director de Nueva Era Films, empresa con 26 años en el mercado y 13 empleados.

Estas distribuidoras se han encargado de lanzar películas como la mexicana Tiempo Compartido (ganadora en Sundance) o la francesa Félicité (ganadora del Oso de Plata en la Berlinale), así como de traer filmes galardonados en Venecia y Cannes, incluida la ganadora de la Palma de Oro The Square.

Pero, a casi un año del primer confinamiento, su continuidad corre peligro, pues dependen de la reapertura de los cines. Y con el anuncio del cierre de Cinemex por la crisis no parece haber luz al final del túnel.

“Estamos en una situación difícil. No vivimos al día pero dependemos de toda la cadena productiva de la distribución y exhibición. Nuestras ventas han caído en 90 por ciento”, añade Jiménez, cuya empresa apenas pudo estrenar cuatro películas en 2020, cuando su promedio anual era 12.

Ester Bernal, directora del Departamento de Distribución de Piano, comparte que el año pasado lograron respirar gracias a los ingresos que generó en taquilla la película mexicana Mano de Obra, en su corrida de agosto a diciembre, cuando las salas estuvieron abiertas al 30 por ciento del aforo.

“Obviamente, los números no fueron los planteados al inicio del año, pero la respuesta de la gente fue buena, una motivación para seguir buscando formas de mantenernos vivos”, señala Bernal, quien también sólo pudo estrenar cuatro películas en 2020.

Estas compañías han tenido que repensar sus estrategias. El primer paso fue no hacer adquisiciones nuevas, en primer lugar, por falta de ingresos, y en segundo, porque ya tienen de por sí una lista de películas por sacar, que tendrán que programar cuando reabran las salas. Y aunque no han despedido personal, tuvieron que reducir salarios.

Alfonso López, director de Alfhaville Cinema, buscó ampliar el espectro de su labor. Su estrategia fue abrirse a las posibilidades del streaming, y ahora, con la crisis sanitaria, creó una Academia Alfhaville para brindar cursos en línea.

“Desde que comenzaron los cierres, en marzo del 2020, buscamos alternativas. Teníamos una película, Goliat, que logramos exhibir el viernes 20, pero estuvo tres días, porque la semana siguiente cerraron la Cineteca Nacional, así que se quedó en el aire. Se nos ocurrió mantenerla por Vimeo, y luego hicimos algunas con otras funciones así, siete u ocho gratis, abiertas a todos”, cuenta.

Ante la prolongación del confinamiento crearon un programa online para charlar con especialistas y promovían la venta de DVDs de su catálogo hasta que a fines del 2020 llegó una nueva plataforma respaldada por un gigante.

“La llegada de Disney+ fue la puntilla para acabar con el DVD, porque en noviembre, que sale al mercado, ellos dejan de producir DVDs, que para muchas de las tiendas era el producto ancla”, asegura.

Así, el directivo de Alfhaville buscó acercamientos con plataformas de cine independiente. Logró acuerdos con Mowies, Eyelet, FilminLatino y Plataforma Cine, donde ofrece sus largometrajes. Sin embargo, eso sólo le da un breve respiro.

“La respuesta de la gente es muy baja. Peleamos contra gigantes como Netflix o Disney. No sabemos cuánto vamos a resistir, hay menos de 400 cines operando”, lamenta.

La realidad se ve complicada porque aunque la CDMX bajó a semáforo naranja, las salas de cine seguirán cerradas, y en el resto de la República, la afluencia de espectadores no es la deseada.

Academia Alfhaville dará inicio el 16 de febrero a cursos y talleres sobre cine.

El 16 arranca el curso Miradas al Cine Nórdico Contemporáneo, donde se analizarán seis películas; el 22 de febrero arranca un taller con Sergio Tovar (director de Cuatro Lunas), llamado Atrévete a Realizar tu Primer Corto, de seis sesiones de dos horas.

La Academia brindará además un taller de actuación a cargo de Armando Espitia, otro de periodismo cinematográfico impartido por Sergio Raúl López y uno de Adaptación de la Literatura al Cine, a cargo de la productora Adriana Castillo.

“La idea es que haya una oferta permanente para acercar a la gente al cine desde su casa”, dijo Alfonso López, director de Alfhaville Cinema.

Información: Reforma, Milenio, Excélsior

Qs

The post Cine independiente el más lastimado y con grandes pérdidas por pandemia appeared first on QS Noticias.