Resiliencia, qué es y como desarrollarla

Resiliencia, qué es y como desarrollarla

 · julio 30, 2021 2:11 pm

Seguro que alguna vez has oído hablar sobre la resiliencia. No obstante, es un término que puede generar dudas.

 

Aunque pueda parecer extraño, no tiene su origen en la psicología.

Hasta hace relativamente poco era un concepto que se utilizaba en la ingeniería para referirse a la capacidad que tenían ciertos tipos de materiales para volver a su estado original una vez que estos eran deformados.

Por ello, vamos a explicar qué es, qué beneficios tiene y cómo podemos potenciarla.

¿Qué es la resiliencia?

En psicología, es la capacidad que tienen las personas para recuperarse y mantener una conducta adaptativa después de haber vivido un suceso estresante.

También podría ser entendida como la habilidad para mantener una actividad adaptativa de las funciones físicas y psicológicas en situaciones críticas.

Videojuegos son buenos contra la depresión según estudio de Cambrigde

Las personas que son resilientes tienen la tendencia a obtener mejor rendimiento de los acontecimientos vitales estresantes, incluso en ocasiones son capaces de aprender destrezas nuevas a partir de dichos sucesos negativos.

Además, está relacionada con tener una mejor salud mental y física. Es considerada equivalente a la invulnerabilidad, el crecimiento personal postraumático, la resistencia al estrés y la adversidad.

¿Qué son las estrategias de afrontamiento?

Como hemos visto, existen diversas maneras de superar los problemas y todo dependerá de las estrategias de afrontamiento que cada uno lleve dentro de sí.

Las estrategias de afrontamiento son tácticas que nos hacen actuar de una determinada manera ante sucesos negativos o estresantes.

Por ejemplo, una persona que ha vivido el abandono de su pareja tiene dos opciones. Tambien, puede sucumbir a la adversidad y quedarse en casa pensando en los motivos de la ruptura.

Por otro lado, puede tomar una actitud resiliente y salir de casa para conocer a gente nueva.

Todo ello, se podría decir que existen dos tipos de estrategias de afrontamiento, las adaptativas y las desadaptativas. La resiliencia estaría situada dentro de las adaptativas.

Otro aspecto a destacar es que la gente que presenta más vulnerabilidades, es decir, las personas que no son resilientes o que tienen estrategias de afrontamiento desadaptativas, no pueden entender la conducta de las personas resilientes.

Por ello, en muchas ocasiones, las personas resilientes son vistas de manera negativa. También pueden ser juzgadas y catalogadas como personas frías y que no tienen sentimientos.

Sin embargo, esto no es real.

Ser resiliente no quiere decir que no nos importe lo que ha ocurrido o que seamos personas frías o sin sentimientos.

Si no que decidimos reponernos rápidamente y no dejarnos llevar por la negatividad del infortunio.

¿Qué nos hace ser o no ser resilientes?

La resiliencia no es una habilidad o capacidad absoluta que se adquiere de una vez y que es para siempre. Es el resultante de la interacción constante entre el individuo y su entorno y se puede entrenar con una serie de estrategias que se explicarán más adelante.

Aun así, existen diversos factores de riesgo y factores protectores que nos harán ser más o menos resilientes. Los factores protectores son aquellos que favorecen la aparición de la resiliencia como, por ejemplo:

  • Vivir en un entorno con personas resilientes.
  • Tener autocontrol emocional.
  • Tener un autoconcepto positivo.
  • Gestionar los conflictos de una forma adecuada.
  • Controlar los impulsos.
  • Ser personas positivas.

Los factores de riesgo son aquellos que no favorecen la aparición de la resiliencia.

En este caso serían los contrarios a los protectores como, por ejemplo: no vivir en un entorno con personas resilientes, ser negativos, tener un mal autocontrol y autoconcepto o no tener un buen control de impulsos.

Como se puede ver, la noción de resiliencia abarca las características psicológicas y biológicas intrínsecas para un individuo.

No obstante, estas pueden ser modificadas para tener una mayor protección contra el desarrollo del estrés.

 

¿Qué características tienen las personas resilientes?

Estas personas aceptan la realidad e intentan darle sentido a lo que les está ocurriendo por muy negativo que sea. Son personas que, entre otras cosas:

  • Saben localizar sus propios problemas.
  • Son optimistas.
  • Controlan sus impulsos.
  • Tienen autocontrol emocional.
  • Ven las situaciones adversas como oportunidades para aprender.
  • Son empáticas.

Una de las características más importantes es que aceptan la realidad tal y como se presenta. Es decir, no minimizan ni maximizan las consecuencias de lo que les ocurre. En definitiva, son personas objetivas.

 

CHECA ESTO:

La ciencia al fin descubre cómo se ve la tristeza en el cerebro