Sin embargo, algunas organizaciones creen que la medida no servirá.

 

El Congreso de Tailandia aprobó la castración química para agresores sexuales: “No quiero ver más cosas malas contra las mujeres”, expresó el ministro Somsak Thepsuthin.

La medida tiene el objetivo de combatir a los violadores y ofrecer mayor seguridad al país. Se espera que con la medida, disminuya la incidencia en este tipo de delitos.

Fue el pasado fin de semana, cuando el Parlamento aprobó la castración química a todos los agresores sexuales que se encuentran en prisiones de la nación asiática.

Se informó que la justicia ofrecerá a los delincuentes la opción de recibir una inyección que reduzca sus niveles de testosterona. Con ello, podrán reducir su condena.

Sin embargo, el tema causó polémica en el país. Y es que el método primero deberá ser aprobado por un médico. Después, los agresores sexuales serán monitoreados por diez años, portando un brazalete electrónico.

“Quiero que esta ley se apruebe rápidamente. No quiero volver a ver noticias sobre cosas malas que les suceden a las mujeres”, expresó el ministro de Justicia, Somsak Thepsuthin.

Al respecto, se aclaró que el proyecto de ley ya fue aprobado por el Congreso. Sin embargo, falta una última votación que parece apuntar en la misma dirección.

“Los convictos deben rehabilitarse cambiando su mentalidad mientras están en prisión. Usar castigos como la ejecución o la castración inyectada refuerza la idea de que el delincuente ya no puede ser rehabilitado“, consideró la Fundación del Movimiento Progresista de Mujeres y Hombres.

De acuerdo con el gobierno de Tailandia, de los 16 mil 413 agresores sexuales liberados entre 2013 y 2020, cuatro mil 408 reincidieron en el mismo delito. De ahí que se necesiten medidas urgentes.

 

CHECA ESTO: