La Policía española ha esclarecido uno de los robos más espectaculares de los últimos años y ha detenido a los ladrones de 45 valiosas botellas de vino del afamado restaurante Atrio (Cáceres), galardonado con dos estrellas Michelin.

Tras meses de investigaciones, los autores del golpe cayeron cuando trataban de pasar desde Montenegro a Croacia a través del puesto fronterizo de Karasovi Sutorina.

El caso está casi resuelto: nada se sabe del paradero de las botellas, según ha informado la Policía a Infobae.

La noche del 27 de octubre de 2021 una mujer que se hospedaba en el hotel de Atrio cenó en el restaurante con un acompañante.

De aspecto elegante, educados y un inglés perfecto, la pareja pidió visitar la bodega del establecimiento después de la cena. Es habitual que los clientes visiten una de las mejores cavas que hay en España.

Tras la visita, la pareja subió a la habitación. Mientras el hombre bajaba hacia la bodega, ella llamaba al servicio de habitación para pedir más comida. Sabía que el restaurante ya estaba cerrado, pero esto permitió que las personas de la recepción se distrajeran. Según la Policía, el hombre aprovechó ese momento para ir hacia el sótano y acceder, con una llave maestra, a la despensa. Eran las 1.30 de la madrugada.

Las cámaras de seguridad muestran al hombre entrando en la bodega y saliendo de ella con tres mochilas: una en cada mano y otra en la espalda. Para proteger las botellas y que no se golpearan entre sí, los ladrones las protegieron con toallas de la habitación.

El robo se descubrió a la mañana siguiente. La pareja había abandonado el hotel a las 5.30 de la mañana.

Las 45 botellas sustraídas se valoraron en 1.648.500 euros. Sólo una de ellas costaba 300.000 euros. Entre el botín, 38 botellas de Romanée Conti y, sobre todo, la joya de la corona de Atrio: un Chateau d’Yquem de 1806 que los dueños del restaurante habían adquirido en la casa de subastas Christie’s en el año 2000.

Dos días después de sufrir el robo, el chef Toño Pérez y José Polo, su pareja lanzaban un comunicado en el que mostraban su conmoción. “Tenemos un sentimiento de desolación. Yo [decía Polo] ayer no pude entrar en la bodega. Cuando vi esos estantes vacíos; me vine abajo”. Explicó en su día que el hueco de honor que ocupaba el Chateau d’Yquem de 1806 iba “a seguir vacío. Contaremos la historia de lo que nos ha pasado” porque “este robo forma ya parte de la historia de Atrio”.

“Esa botella era parte de mi historia personal, casi parte de mí, de la historia de Atrio, pero también de Cáceres, de sus ciudadanos, de todos los amantes del mundo del vino; ella es la botella, imposible de sustituir por lo que de esfuerzo, sacrificio y amor a una profesión y al vino ha conllevado. 215 años de historia de España, de guerras, de tiempos de paz y de la construcción de una Europa unida”, señalaron los propietarios de Atrio.

El detenido es un hombre nacido en Rumanía pero con nacionalidad de los Países Bajos y la mujer tiene nacionalidad mexicana, según las fuentes policiales consultadas.

Ella se hospedó en el hotel con un documento suizo falsificado.

El robo, afirman los investigadores del caso, fue planificado con absoluta profesionalidad y detalle. Los ladrones llegaron a visitar Atrio en tres ocasiones antes de dar el golpe.

Los ahora detenidos abandonaron España pocos días después del atraco y empezaron a desplazarse por varios países de Europa. La Policía Nacional lanzó una operación internacional hasta que pudo identificar a los ladrones, dos profesionales.

En la investigación han participado agentes de la Policía Nacional junto a la Oficina Sirene, Europol, Interpol, la Dirección General de Policía Criminal y Comisaría de Policía Fronteriza de Gruda (Croacia) y las Agregadurías de Interior de España en Rumanía y Países Bajos.